choco me llaman por nombre, 

late mi corazón.

el que no adivine mi nombre, 

simplemente es un huevón

© 2016 by Mercedes Muratorio