Si a River lo querés ver en sus colores verdaderos, tendrás que buscar tu regalo en el lavadero